Buscar
  • Fetén

Ser creativo - el origen de las ideas

Surgen varias explicaciones de lo que significa ser creativo. La realidad es que todos somos seres creativos, con la capacidad de crear: lo que sea.


Crear nos mantiene vivos, activos y en movimiento.


Pero ¿De dónde surgen las ideas?


¿Se puede ejercitar la creatividad?


Ser creativo es ser curioso, es interesarse por conocer nuevos mundos a través de libros, países, arte, música etc.


Ser creativo es estar activo e involucrarse en la innovación y el cambio.


Es fusionar ideas y crear con la capacidad de empatizar y lograr conexiones reales.


Es divertirse creando, contando historias y poder captarlas en imágenes, palabras y sonidos para las distintas perspectivas del observador del mundo.


Es conectar talentos de manera natural y que el arte fluya.


Ser creativo es lograr ver oportunidades en tiempos de crisis.


Es maximizar los recursos, innovarse y tomar todos los días como oportunidades para crear algo nuevo y distinto.


Ser creativo es trabajar en equipo, sabiendo que todo aquello que fue creado, en algún momento empezó siendo una idea.


“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando.”

-Pablo Picasso-


Todos podemos ser creativos, y aprender a potenciar nuestra mente e ir desbloqueando niveles para llegar a alcanzar la creatividad que buscamos.


¿Cómo activar y potenciar la creatividad?



1. Sin Límites


Crea sin límites, sin juzgarte. Escribe tus ideas y sin catalogar, pinta sin pensar en el resultado. Nada tiene porque ser “lindo”, “feo”, “bueno” o “malo”. Todo depende de la perspectiva de quien y con que se la mire, y cualquier input puede llevar a despertar una nueva idea.


El proceso creativo es lo más importante a tener en cuenta. El camino. En cuanto le decimos que NO a una idea cerramos una gran puerta hacia algo nuevo.


Un ejemplo: uno camina por un hermoso sendero, con plantas, espacios verdes, y al pasar una cuadra se encuentra un árbol hermoso, camina otra cuadra y la calle se encuentra cerrada con una valla. Aquí la persona tiene dos opciones: volver de donde venía o encontrar un nuevo camino.


Las mejores ideas surgen cuando tenemos que encontrar nuevos caminos. Una salida innovadora con obstáculos de por medio que despiertan nuevas herramientas a la hora de crear.


C A M B I A



2. Busca cosas que te motiven e inspiren y juega


Conecta con tu niño interior, pinta, baila, escucha música bien alta y ríete de ti mismo. A veces para conectar con la creatividad es necesario desconectar de las actividades rutinarias y diarias.


A veces las mejores ideas nos encuentran en los lugares más insólitos, haciendo cosas distintas o incluso antes de irnos a dormir.


Cuando uno entra en el auge de la inspiración y la motivación, las ideas más creativas simplemente se desarrollan, sin buscarlas, sin trabajarlas, aparecen.



3. ¡Muévete!


Haz deporte. ¿No te lo veías venir? Pues baila, muévete, camina, practica yoga.


El cuerpo genera y libera endorfinas cuando nos movemos, las bien llamadas “neuronas de la felicidad”. Pensarás que no es necesario, pero lo es, porque un pensamiento alegre puede generar ideas alegres que logren conectar con el objetivo de una audiencia determinada, y encontrar insights en común que generen empatía real. De esta manera se generan vínculos permanentes con un público que determinarán una mayor fidelidad a lo largo del tiempo.

Es un momento en el que el cuerpo se desconecta del pensamiento crítico y puede volar.


“Porque la gente que está tan loca como para pensar que puede cambiar al mundo es la que termina haciéndolo”

Steve Jobs


4. Escribe


Escribe sin parar. Existen libros que fomentan la escritura, aunque no sea necesariamente para escribir un libro. “El camino del artista” deja una cantidad de ejercicios, para conectar con el artista innato de cada persona. Uno de los ejercicios es escribir, partiendo de la base de que quizás el lector nunca antes haya escrito. Escribir cualquier cosa, como si fuese un diario íntimo al principio, hasta que un día logras escribir algo maravilloso o encontrar un input nunca antes logrado conectar. Si escribes una página al día, al cabo de un año tendrás un libro entero escrito.


5. Respira


Algo esencial, algo intrínseco, ¿eres consciente de tu respiración y del silencio? Vivimos en una sociedad en constante movimiento y aceleración. Vivimos apurados, yendo de un lado para otro, y respiramos, pero nuestro ritmo de respiración va al ritmo de nuestra ansiedad y apuro.


El hecho de entrar en silencio, aunque sean cinco minutos al día, baja el cortisol, la hormona del estrés, y deja que el pensamiento y las ideas fluyan con un ritmo natural y ameno. Conectar con el silencio hace que exista la posibilidad de nuevas ideas, conectadas con la intuición.


6. Escucha


Escuchar a los mejores. Escuchar consejos, experiencias, puntos de vistas diversos a los propios. Escuchar podcast con información relevante. Pero cuidado, seleccionar bien lo que decides escuchar. Nútrete con información sabia que valga la pena, con música inspiradora, con conversaciones con un sentido y propósito, con entrevistas motivadoras.

Escucha a Bethoven a Mozzart y déjate llevar por su música sensorial, o escucha aquello que más estimule tu creatividad.


Escucha a los grandes sabios y maestros del área que más te interese y por sobre todo, escúchate a ti; siempre tendrás las respuestas de aquellas ideas que estás buscando.


Loading information


Conclusión


Un gran proyecto ha sido antes una gran idea. Todas las ideas son materializables por más locas que parezcan. Entonces disfruta de los pasos y el camino de la creación.


Escucha ideas, opiniones, trabaja en equipo y deja volar tu creatividad. Todos somos seres creativos, pero con la necesidad de ejercitar este talento, entonces elige cuál es tu camino de inspiración para lograr mantener despierta esta creatividad para la innovación.


Desde Fetén fomentamos la creatividad a través de workshops de Think Tank y Design Thinking que aceleran el proceso creativo para sacar los mejores inputs.

¿Te animas?